Últimos temas
» Ambientación
27/5/2015, 2:09 pm por Mr. Whønoswø

» Grupos + Empleos
25/5/2015, 5:04 pm por Mr. Whønoswø

» Registros del Carnaval
21/5/2015, 11:34 pm por Mr. Whønoswø

» Registro de Empleos
21/5/2015, 11:33 pm por Mr. Whønoswø

» Registro de Físicos
21/5/2015, 11:31 pm por Mr. Whønoswø

» Modelo de Ficha
21/5/2015, 11:30 pm por Mr. Whønoswø

» Historia
21/5/2015, 11:29 pm por Mr. Whønoswø

» Efectivo, Tiendas & Objetos especiales
21/5/2015, 11:27 pm por Mr. Whønoswø

» Reglamento
21/5/2015, 11:15 pm por Mr. Whønoswø

Afiliados

Ambientación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ambientación

Mensaje por Mr. Whønoswø el 21/5/2015, 11:22 pm


☞ AMBIENTE

¡Bienvenido al maravilloso pueblo de Whonøswere! Donde la población siempre es la misma y has crecido en él o visitado el mismo durante años, la única muestra de civilización en el mundo además del carnaval al otro lado del camino ¡Por que no hay nada más allá de los espesos bosques! Quizás muchas de estas cosas ya lo sabes Invitado, pero las perdidas de memoria no es algo extraño en estos tiempos, así que siempre es un placer darte la información que no recuerdas.

Es el año 115, el pueblo definitivamente ha crecido un poco más de lo que era cuando comenzó pero muchas de las costumbres siguen siendo prácticamente iguales. El clima casi siempre es templado y los cielos están mayormente nublados, el cielo nunca ha cambiado su coloración grisácea aunque algunos días puede estar más iluminado que otros. La mayoría de las personas viven en los edificios departamentales Kwolon, edificios grises y altos que están bastante juntos entre si y se encuentran al sur del pueblo. Aunque una buena parte de los pisos están vacíos, se ha demostrado que hay ocasiones en las que viven más de cinco personas en un apartamento y pocos se atreven a vivir solos, ¿Sus razones? Temor a algo... no se sabe exactamente bien a que, quizás a las repentinas desapariciones de personas que le deben algún favor al dueño del circo, circenses fugados, etc.

Se respira un aire de temor en masa mezclado con la falsa esperanza de que no sucede nada.

Los niños sin padres o que se han quedado sin nadie quien los cuide viven en el orfanato de Wisepenny, un agujero de ratas, pero el único agujero de ratas disponible para que los niños tengan un techo donde resguardarse y una cama un poco cuestionable. Sin embargo, con los constantes recortes de un gobierno que se sostiene en casi nada y el poco ingreso que entra al orfanato pues la cultura de adoptar niños es muy pobre, a veces los directores del mismo tienen que ingeniarse otras formas de que haya menos bocas que alimentar. Alegremente darán a los niños que sean solicitados por una cantidad de dinero sin preguntar que planean hacer con ellos y borrar sus expedientes, muchas veces los entregan al carnaval solo para buscar el mismo alivio de no tener que cuidar a otro más.

Nuestro alcalde es Paulo L. Baptista, un hombre bastante cobarde pero de buen corazón que resulta ser uno de los descendientes del primer alcalde que tuvo el pueblo, comparte la misma aversión que aquel viejo por el circo, pero a diferencia de Lazarus, Paulo comprende que es imposible librarse de aquella cosa, una sabía decisión.

Al norte de la ciudad se encuentra el distrito Cirkör, donde se encuentran todas las fabricas de carbón y diferentes productos. Hay pocos dueñas de estas, y por tanto son pocos los "verdaderos ricos", que poseen casas lo más cercanas al centro del pueblo de lo que es posible, pero incluso ellos sienten miedo. A pesar de ser bastante contaminantes y que reducen considerablemente la esperanza de vida, es una de las de conseguir un empleo que permita completar el gasto de la semana y llevar algo de pan duro a la mesa. Las fabricas de carbón son las que general la energía eléctrica a toda la ciudad, pero no es suficiente y como el hospital, la alcaldía y la estación de policías son de mucho mayor importancia, se destina casi todo hacia esas locaciones y es frecuente que haya apagones en el resto de la ciudad.

La mayoría de las personas viven en los edificios Kwolon o en pequeñas casas, incluso las grandes casas de los únicos que pueden pagarlas se ven descuidadas por fuera. El interior de los edificios casi siempre esta tan lleno de basura como las calles, a pesar de que se hace el esfuerzo por limpiarlas. ¿Un poco de aire fresco? Se puede ir a los parques, aunque no lo recomendaría, están tan llenos de vagabundos y ladrones que no dudarían en matarte si pueden conseguir un par de monedas.

El cementerio esta prácticamente abandonado, no hay costumbre de ir allá y nadie ha visto que se realice algún funeral... pero de alguna forma los muertos tienen que llegar ahí. ¿No es así? Además esta cerca del lago, nadie entra a ese lago.

El nivel de tecnología es apenas tan alto como para que existan televisiones de colores que cambian de canal por medio de las ruedas, aunque solo haya dos canales que ver y sean transiciones de la alcaldía. Un show de títeres los fines de semana. ¿Telefonos? Existen, de una rueda al centro y son completamente un privilegio, a veces hay uno por edificio o se debe recurrir a un vecino.

Si no se encuentra trabajos en el centro de la ciudad o en la fabrica, siempre se puede ir a trabajar en los burdeles o bares, aunque ir a pedir un trabajo al carnaval no esta nada mal, pero no se asegura que puedas mantenerlo por mucho tiempo y a veces quienes han pedido trabajo ahí jamás se les vuelve a ver.

¡Uff! Y ese ha sido solo un día más en Whonøswere.

Mr. Whønoswø
Coins : 7989550
Mensajes : 14
Dueño
http://darkcarnival.freeforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Ambientación

Mensaje por Mr. Whønoswø el 27/5/2015, 2:09 pm


☞ EL CARNAVAL

¡Oh! ¿El Carnaval? El carnaval siempre ha estado ahí, incluso antes de que la ciudad renaciera ya tenía funciones que se realizaban para los ojos de nadie. Ha sido maneado siempre por un hombre misterioso, todos suponen que se trata de algo que pasa de padre a hijo, pero es muy extraño ver al dueño salir de su oficina, mucho más el socializar de manera afectiva con alguien. Hay rumores de que se trata del mismo hombre que se vio hace más de cien años, ¡Pero esas son tonterías!

Nunca se supo de alguien que se uniera por voluntad a ser circense, y quienes lo han hecho de verdad estaban desesperados o bastante locos. La gran mayoría fue atraída de una forma o engañada en los juegos arreglados del carnaval, sin darse cuenta de que lo que apostaba era más que las monedas en su bolsillo y en otras ocasiones, decidieron darle ingenuamente al hombre de la entrada aquel boleto que se encontraba en sus bolsillos cuando nunca compraron uno. Algunos eran trabajadores que solo estaban ahí para operar la maquinaria pero decidieron meter las narices donde no les llamaban. Fuese cual fuese el caso, estaban perdidos.

Pero el dueño no es tan malo, deja que escojas que papel representarás (a menos que hayas hecho algo muy, muuuy malo, en todo caso, ni siquiera te preguntará y te volverá un fenómeno). Solo debes seguirlo hasta su oficina y descansar, cuando menos lo esperes solo serás uno de ellos, con todo y los horribles dolores recorriendo tu piel y sin recuerdo alguno de quien eras antes o que fue lo que pasó en esa oficina. Después de todo, ninguno de los dones que vez en los actos son naturales ¿Creías que si?

La vida dentro del carnaval será tan buena como tu comportamiento dentro del mismo sea. Si sigues todas las reglas te ganarás de pequeños privilegios, como el acceso a pequeñas pociones que calman los males que te aquejan dependiendo de tu lugar en el circo. A menos que seas un Freak, los fenómenos no obtienen (casi nunca) alguna especie de muestra compasiva hacia su errónea existencia.

Hay jerarquías, los payasos son los segundos al mando después del dueño de circo. Solo a un loco se le podría ocurrir poner a una panda de desquiciados a cargo, o a un genio malvado. Seguido de ellos los segundos más importantes son los forzudos, a quienes se les tiene respeto por su fuerza inhumana, muchos circenses los llaman perros de caza, pues son quienes persiguen a cualquiera idiota que se le ocurra escapar del circo. Después van todos los demás incluyendo a los trabajadores y luego... ugh, luego los fenómenos, errores enfermizos y desagradables de cualquier Dios que los haya hecho, son menos que animales de carga ¿Los has visto? ¡Horribles! Monstruosidades combinadas con animales o incluso otros humanos, a veces no poseen extremidades o tienen muchas de más. Sus almas están podridas, pero pocos en realidad nacieron así. Unos renacieron, castigados por romper una regla, antes bellos artistas que ahora no son más que abominaciones. El peor castigo es dejarles con las memorias de lo que fueron antes para destrozarse más al ver lo que son ahora.

Todos duermen en caravanas, a un costado y detrás del circo. Los establos están por un lado y las celdas, ah las celdas, reservadas para quienes hayan roto una regla. A los fenómenos se les mete ahí a veces solo para hacerles el favor de castigar su fealdad por ellos. Cualquiera que esté dentro de una es humillado públicamente.

Nadie habla del dueño, Nadie habla sobre lo que pasa dentro del circo, Nadie puede ahuyentar a los visitantes, deben atraerlos, y Nadie puede escapar.

Mr. Whønoswø
Coins : 7989550
Mensajes : 14
Dueño
http://darkcarnival.freeforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.